Existen tipos de reciclaje para el PVC: uno que utiliza procesos mecánicos y otro que utiliza procesos químicos. En el caso del primero el reciclaje puede convierte en un proceso de separación manual o automatizado, por la diversidad de materiales con los que se instalan las puertas y ventanas con perfiles de PVC. Refuerzos de acero, tornillos de acero y sellos de hule pueden colarse en a la primera etapa del proceso.

 

El material para reciclar pasa por un molino, del que se obtienen pequeños trozos de materiales revueltos. En el caso de los metales el proceso de separación es relativamente sencillo. Se pueden utilizar imanes en bandas transportadoras para capturar todos los trozos de metal presentes en la mezcla. Posteriormente, mediante electroestática se separan todos los trozos de hule.

 

 

La separación de los materiales externos es importante porque una vez que todo el PVC ha sido molido se prepara para entrar en las máquinas de extrusión, que aplican calor y presión a través de moldes para crear nuevos perfiles para puertas y ventanas.

 

En cuanto al reciclaje con procesos químicos, el PVC se descompone a través de pirolisis, hidrólisis y calor para obtener cloruro de sodio, cloruro de calcio, hidrocarburos y metales pesados, que pueden utilizarse como base para fabricar nuevo PVC o como materias primas para fabricar otro tipo de productos.

 

Retos para el reciclaje y oportunidades

Reciclar PVC de manera mecánica puede ser muy sencillo siempre y cuando se recicle un mismo tipo de PVC. Esto es porque incluso en los perfiles de puertas y ventanas, los aditivos y plastificadores pueden variar de tal modo que es difícil predecir el resultado del producto final. Es por esta razón que el reciclaje mecánico de PVC normalmente se realiza con el objetivo de fabricar el mismo producto del que provino la materia prima, idealmente, del mismo fabricante.

 

A medida que termina la vida útil de los productos de PVC, las empresas productoras deben redoblar esfuerzos para reciclar lo que sale de sus fábricas, pues la contaminación ambiental por plásticos ha alcanzado niveles tales que la Unión Europea se ha planteado como meta tener cero desperdicios plásticos en sus vertederos para el año 2020.

 

Afortunadamente, el reciclaje de PVC también genera áreas de oportunidad, no sólo para las empresas que fabrican perfiles para puertas y ventanas, como Aluplast (marca orgullosamente distribuida por Inplaco) sino también para empresas que se dedican exclusivamente al reciclaje y pueden optar por procesos químicos para reorientar las materias primas y generar una cadena de producción circular, sustentable y amigable con el medio ambiente. En Inplaco estamos comprometidos con el medio ambiente y por eso optamos por la más alta tecnología de origen alemán y de empresas comprometidas con la cultura del reciclaje.